El "Virrey" destacó la actuación del equipo, sobre todo en el segundo tiempo, tras dar vuelta el partido ante Quilmes: "Este triunfo da orgullo porque abre las puertas a cosas importantes".

En conferencia de prensa, tras la heroica victoria del "Xeneize" ante el "Cervecero", Carlos Bianchi manifestó toda su alegría por la levanta de sus dirigidos tras ir perdiendo por 2 a 0:

"El equipo se sintió tocado porque ir perdiendo 0-2 en el primer partido en tu cancha no le agrada a nadie. Y el triunfo da orgullo porque abre las puertas a cosas importantes".

"Cuando íbamos perdiendo lo viví más tranquilo que cuando pasamos a ganar. La reacción fue algo muy lindo de ver. Habíamos conseguido algo utópico, dos goles en contra estábamos y ganamos, pero podíamos perder si Orion no tapaba ese penal".

Explicando el flojo primer tiempo, que parecía irremontable, analizó:

"No sé si entramos dormidos, pero parecía que no estábamos concentrados en lo que habíamos planeado de antemano. Desconcertó el gol de pelota parada y, en vez de tranquilizarnos, dudamos".

Además, explicó los sorpresivos cambios de Ribair Rodríguez, un volante, por Christian Cellay y el ingreso de Lautaro Acosta como volante:

"No es la posición de Ribair, pero al lesionarse Cellay, si yo lo ponía a Albín hubiera buscado más juego ofensivo. Preferí ganar un hombre en la pelota parada, tanto en defensa como ataque".

"Yo había conversado con Acosta y lo había puesto como volante por la derecha. Es uno de los jugadores que tiene mejor resistencia física del plantel, conversé con él para ver si puede hacer ese trabajo".

Los que vieron esta nota, también leyeron: